Tu inalcanzable belleza

me hiere;

duele en la sien de mi anhelo

en el compás de mi aliento

en los latidos de mi espera.

El filo de tu ausencia

me ciega

No distingo el florero roto

la colorada rosa de agosto

entre los trozos de vidrio.

Ofuscada por tu recuerdo,

me niego.

Intento alcanzarte con un grito,

cruzar el océano pacífico

con apenas un velero.

Pero no hay viento.

Ya es invierno.

Tu inalcanzable belleza

me duele.

 

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .