La literatura es la representación de su tiempo, y no podía ser diferente con la literatura árabe.

La unión política del pueblo árabe, forjada en el nacionalismo, parecía el discurrir natural de unas gentes, ya estrechamente vinculadas por su cultura, historia y economía, tras el desmembramiento del Imperio Otomano.

Entre las décadas de 1930, 40, 50 y 60 el Panarabismo y el  Panislamismo compitieron por enarbolar la batuta ideológica de la región. Ambas ideologías aspiraban a la recuperación de la unidad política y de la identidad propia, extraviada por los monarcas de entonces que se habían educado en las antiguas metrópolis otomanas, se rodeaban de consejeros occidentales e imitaban el estilo de vida occidental.

El Panarabismo alcanzó su auge en la Guerra de Suez. Nasser, líder socialista egipcio y principal partidario del citado movimiento, nacionalista hasta la médula, nacionalizó el Canal de Suez en 1956, lo que ocasionó la intervención militar de Francia y Reino Unido, preocupados por el control estratégico del canal.

Aunque popularmente se le atribuye la victoria a Nasser en esta trifulca, lo cierto es que Francia y Reino Unido se retiraron porque Estados Unidos consideraba que su intromisión en Egipto, en aquel momento, podría hacer que todo el mundo árabe se decantase hacia las ‘benevolencias’ del bloque soviético.

La presión por el problema de Palestina (Israel acababa de ser ‘instalado’ como país en medio del antiguo territorio Palestino) y el temor que tenían los dirigentes israelíes de que Nasser pudiera unir a los atomizados países árabes de la zona bajo una estructura estatal única, convirtiéndose en un nuevo Atatürk, desencadenaron la Guerra de los Seis Días, 1967, conflicto bélico entre la coalición (Egipto, Siria, Irak y Jordania) en contra de Israel.

La derrota del bando árabe representó el declive del Panarabismo y el crecimiento y proliferación del Panislamismo, es decir, la radicalización de la opinión pública hacia el islamismo. Y así estamos.

Durante la Primavera Árabe – conjunto de manifestaciones populares contra los sistemas dictatoriales existentes, entre 2010-2013 – también tuvo su vez Siria. Tras las revueltas de 2011 contra Asad, el caos se instaló definitivamente en el país.

La literatura es la representación de su tiempo, y no podía ser diferente con la literatura árabe…

Ante la situación geopolítica descrita, la fe en la fuerza de las palabras es un recurso poderosamente esperanzador. La literatura árabe afronta las miserias del presente a través de la oralidad de sus escritos.  El siglo XXI ha echado abajo un tópico establecido: ‘Los libros se escriben en El Cairo, se imprimen en Beirut y se leen en Bagdad’.

Los libros de la prolífica literatura árabe, regada antes en poesía y visiones oníricas de la realidad, hoy destacan por la crudeza de su realismo y buscan recordar que, en la guerra de Siria, se juega el futuro de la democracia en Oriente Próximo.

Los autores iraquíes y sirios vienen acreditando premios y reconocimientos en las dos últimas décadas, hecho que quizás no termine de agradar a sus ‘hermanos paranabistas’ egipcios y libaneses, quienes solían llevarse los laureles literarios.

Uno de los aspectos principales de la actual renovación de la literatura árabe es que ciudades y mujeres se sobreponen a los personajes fuertes masculinos. Urbes literarias, corroídas por el peso de la familia y de la religión, están densamente pobladas por mujeres castradas que se rebelan, pagan un precio muy alto y a veces inútil.

Recomendaciones de lectura:

Al este del Mediterráneo (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo) – Abderrahmán Munif

Laila y el lobo – Alia Mamduh

Viaje a lo desconocido – Aram Karabet

El caparazón – Mustafa Khalifa

No hay cuchillos en las cocinas de esta ciudad – Khaled Khalifa

Fragmentos de Bagdad – Sinan Antoon

Frankenstein en Bagdad – Ahmed Saadawi

Elogio del odio (Lumen) – Khaled Khalifa

Los guardianes del aire – Rosa Yasin Hasan

Fuentes:

https://elpais.com/cultura/2017/10/26/babelia/1509042314_481664.html#?ref=rss&format=simple&link=guid

https://elpais.com/cultura/2017/10/27/babelia/1509102933_670823.html#?ref=rss&format=simple&link=guid

https://es.wikipedia.org/wiki/Panarabismo

https://es.wikipedia.org/wiki/Primavera_%C3%81rabe

 

 

 

 

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .