Oigo el eco a través de los pasillos,

en la bruma de mis pensamientos.

El eclipse de la promesa todavía

ilumina mi casa en penumbra.

Siento tu ausencia. No estoy sorda.

Tu perenne cercanía me trastoca,

mi grito mudo ya está sin aliento

porque, amén del mismo tiempo,

también me has dado la espalda.

 

 

 

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .