Tiempos difíciles es en numerosos aspectos un ejemplo clásico de distopía, como Mundo Feliz (Huxley) o 1984 (Orson Wells). Representa una sociedad futura, ficticia y negativa para el ser humano, construida por Dickens en pleno auge industrial victoriano.

En la ciudad fictícia de Coketown, todo se mide y se hace como una transacción…

Y yo me pregunto:

¿Qué es lo que le brinda felicidad al hombre? Nuestro sistema de detención de verdades,  en algunas manos poderosas, con fines transaccionales, ¿nos brinda lo que necesitamos para ser felices?

Reseña completa en https://wp.me/p8YMZw-3C

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .