No sé contra qué.

Desesperada golpeo el aire
por la impotencia que me balda
al no distinguir su silueta.

Una suerte de luminiscencia
atraviesa la áurea oscuridad
de mi cárcel sin puertas,
y ondea sobre lo inefable
ilumina al enemigo invisible
que soy incapaz de entrever.

Dudo si lucho o reniego
quizás haya algo de orgullo
tal vez la intensidad del deseo
me impida y me incite.

No sé contra qué.

O a favor… ¿Qué importa?
la intención todavía supura
entre las paredes del olvido,
en mis inútiles manos tristes.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .