Imposible.
Los peldaños son tan altos
que sus pies parecen bastas
e inútiles raíces.

No puede moverse.
Una fuerza le absorbe
como si las raíces fuesen
rocas del núcleo terráqueo.

Aun morando en el fuego,
en la angustia de la cárcel,
huye del aliento del vértigo
teme caminar por el vaho.

Imposible.
Cada intento es un salto:
quizás son precisas alas
quizás apenas ser otro.

Imposible.
Altos, como un muro, y
hay que escalarlo sin guantes.

Es posible, ¿acaso?
Los muros igual no existen
y los peldaños son solo pasos.

Todo parece, nada más.
No hay voluntad, quizás,
o se desconoce el norte

Todo parece imposible
en la congoja del dirigirse
hacia ninguna parte.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .