Hay piedras. Obstáculos.

Sus ojos gatunos te encaran.
Disuaden el vigor de tu impulso,
el compás del progreso.

Por lo menos de momento.

El reto de mineral robustez
nunca se rompe sin tirantez:
es un meteorito que se astilla
y sus nuevos átomos de energía
darán lugar a otro cuerpo.

Hay que abrazarlo.

Nuevas piedras. Obstáculos.

Mides tu sendero, tanteando,
el miedo otra vez te frena
pero deja su puerta abierta.

Y te descoloca:
¿ Me contornas o atraviesas?

Su naturaleza dura, rocosa,
te invita a fluir como el agua
o a bucear en su esencia.

Obstáculos. Hay que abrazarlos.

La voluntad de través es hallazgo
capaz de fortalecer o disuadir.

Piedras por dónde fijar el paso,
desbravar lo inexplorado:
el camino a crear, a seguir.

 

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .