El egoísmo es veneno.

Empapado de la secura
de la falta de autoestima,
es obligatoria clausura
donde uno se intoxica.

Asfixia.

Desoxigena el significado
fundamental de la vida
y la comprensión de la vista
que define la talla del mundo.

Desde detrás de los barrotes
no puede combinar colores
y el cielo se le muestra sucio.

Empolvado de sus vicios
rehén de su acotado instinto,
vaga entre cuatro paredes
cansado de su propio peso.

Sí, el egoísmo es veneno.

Cuando se ama a consciencia,
ese amor rebasa las fronteras,
despeja cualquier ceguera
y se ve reflejado en el todo.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .