Sé que no puedo.

Soy apenas enlace,
puerta, agua, engranaje
en la rueda de la vida.

Tuerca oxidada que,
aunque el afán la convenza,
no se tuerce más de la cuenta.

Sí, soy consciente
de que el arrojo no es suficiente
y que en curvarse ante el frenazo
está la verdadera fuerza.

Sé que no puedo.

Soy apenas oyente,
espectador valiente, muñeco que,
por horas, tal vez casi siempre,
es solo un tronco que navega,
que descansa en la calma
y se adapta a las vueltas
del río turbulento.

Sé que no puedo.

Soy apenas la barca,
timón roto, la cáscara,
fuego impetuoso que arde
mientras el mar no lo apague
con un abrazo de mundo.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .