(A la atención plena)

No te olvides de ti.

Los recuerdos se desvanecen
entre las nubes del tiempo.
Caen como lluvia que empaña
el cristal del instante.

No te olvides de ti.

Las nubes cambian su talante
según les pones los dedos.
Y tu voz fluye disonante
cuando ignoras su deseo.

No te olvides de escucharte,
observar qué te mueve
antes de dar cada paso.

No te olvides alejarte
para ver todo el espacio
y ser dueño de tu mirada.

Jugar al vaivén de los dados,
a alterar el tictac del reloj
tan solo prolonga el dolor
por estar desatento.

No te olvides de ti.
Ni del momento.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .