Desata los nudos.
No se puede andar con zapatos cojos.

El tropiezo sucedió y ha servido
para aprender a atar los lazos.

Desata los nudos y ata los hallazgos
que te hacen uno,
soñador único, individuo
inocente por haber nacido,
por latir según su propio pulso.

Desata los nudos
de la garganta, del pecho, del útero
y deja fluir la luz que brota
en tu bajo vientre,
deja crecer la rosa que,
de norte en norte,
florece eternamente.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .