Hay algo gestándose.
Bajo las sábanas mojadas,
la guitarra en la madrugada
y las charlas de domingo.

Algo que no me atrevo
a nombrar,
una oruga que no sabe
que será mariposa,
un óvulo que quizás
no fecunda.

Pero hay algo, sí,
ya tiene pulso, vida,
bajo el vello de punta
y la mirada que refleja
la energía que atraviesa
los límites de la piel.

Hay algo gestándose.
Algo que aún no quiero
nombrar
para que la sorpresa
sea mi real compañera,
se aferre a mi cintura
y me enseñe a bailar…

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .