Qué difícil es dejarse.

Reconocer máscaras
y romper algunas cáscaras
no es tarea para débiles.

Qué difícil es dejarse.

Tejer las blancas vestes,
vasta red de la muerte,
cuna del nuevo sueño.

Elegir del vástago pasado,
la raíz de lo experimentado,
esa melena en eterno vuelo.

Qué difícil es dejarse.

Dejar que el ayer permanezca
en la memoria, sin punto seguido,
mutando en pretérito indefinido.

Aplicar sabiamente la concordancia,
jugar con los verbos a la usanza
de la “amnesia” selectiva.

Ante todo ello, no obstante,
qué fácil es saber que en el presente
nada es lo que fue o ha sido,
es reflejo, recuerdo de lo vivido,
consciencia en atento gerundio.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .