No me pidas ser diferente.

Me acerco a ti para reconocerte,
sin renunciar a mi reflejo
tratando de no reflejarme.

No quiero ser apenas espejo.
Me asomo entre el silencio
de las expectativas muertas,
entre los mismos restos
de la subjetividad impuesta.

No me pidas ser silueta
de tus deseos inacabados,
mero esbozo sin esencia
de la culpa que heredamos.

No me pidas eso, por favor.
Quiero ser una gran piscina
de agua turbia y cristalina
donde puedas bucear,
un pozo en el que confías,
donde el agua quizá esté fría
pero sabes que flotarás.

(A la lealtad)

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .