No la digas…

Se te puede quemar la boca
con el hervor de sus sílabas.

No la digas…
Si la lengua se te queda rígida
al desvelarte con la palabra.

No la digas, calla.

Porque es símbolo sagrado,
no es moneda de cambio
en una transacción comercial.

No la digas si no sabes
pronunciarla por completo,
si no entiendes la talla del reto
que sus letras representan;
Si de veras no estás preparado
para crearte con nuevos pedazos
para perder y encontrar el paso
en la obra de esa catedral.

No la digas, calla.

No se trata de una patraña,
de un juguete bonito de rayas
que se compra en la promoción.
El amor no es solo una palabra
que se enciende y se apaga,
un “zapping” en la televisión.

No la digas, si no…

 

 

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .