Yo inspiro con ojos cerrados
y corazón expectante.

Tu boca humedece mis nervios
tu saliva se cala en mi cuerpo
de golpe penetra en mis venas.

Pululan cientos de colores
esparciendo su sabroso perfume
sobre los átomos de mi sangre.

Y yo inspiro con ojos mojados
y espíritu de infante.

Dejo de ser la grieta de la apatía
para ser tierra prolífica
donde se planta el sueño.

Ya no soy negra o incolora
soy blanca como la aurora
rosa fresca tras la borrasca
cielo de arcoíris diáfano.

Soy criadero de mariposas
indefensas alas que vuelan
en encendida bandada.

Cuando inspiro de tu hálito
esa ilusión que me trastoca,
siento que la vida se renueva
bajo mi piel encarnada.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .