Hablas
y yo acompaño tus manos

Tus ojos están ausentes
no se atreven a mirarme

Hablas y hablas,
quizás para callar
el silencio que delata,
que a tu cuerpo mece

Tus manos le obedecen
no pueden escapar

¿Qué dicen?

No lo sé todavía
Desconozco su lengua
Tienen algo que contar
pero creo que aún dudan

Hablas
y yo acompaño tus manos
a la espera de las pausas

Para alcanzar la patria,
santa tierra del silencio
donde brotan miedos y deseos
y se ocultan tus palabras.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .