Entre la bruma del recuerdo presente

ahí está ella,

flotando en el río, en el torrente

de mi memoria.

Porque es vida y bruma,

es ella,

faro inocente en las tinieblas

centro de la noria.

Cuando me sonríe

el río se acaudala y ensancha

y soy amo de la gran hazaña,

como el mismo Moisés.

Pero cuando llora

el río se queda sin lecho,

se me arruga el pecho

como acordeón sin fuelle.

Ella es, en suma,

comienzo, centro y norte

yo soy solo un

barco consorte

de sus gestos infantiles.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .