Estás ya tan cerca
que casi puedo tocarte
y no esperaba que la suerte
me mirara así, a los ojos.

Sin darme cuenta te evocaba
al cuidar del jardín de mi casa
en las cuestiones del alma
en mi búsqueda de la verdad.

De a poco te has convertido
en mucho más que un amigo,
eres el espejo al que miro,
mi auténtico par.

Y ahora expectante aguardo,
ya no sé cómo te lo digo,
dudo incluso si decírtelo
o simplemente esperar.

Cerca estás y no entiendo
porque no vienes corriendo
a encararme como la suerte,
doblegando al azar.

Puede que no hayas notado
cuán hondo has fondeado
en las aguas de mi pecho…
…tal vez no estés tan cerca
y en mi sueño permanezcas
hasta que me despierte.

Sea como fuere estás aquí,
dentro, latiendo fuerte,
ya sé que puedo tocarte,
y me alegro de que la suerte
me mire de nuevo, a los ojos.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .