Además de la medida de los versos y su rima, la acentuación de las palabras juega un papel fundamental en la melodía de una composición poética. Por tanto, si hablamos de melodía, también podemos hablar de composición musical, ya que la poesía y la música son hermanas

En efecto, podemos comparar la función de la acentuación de las sílabas en de un poema con los dos grupos de tonos (notas musicales): sílabas tónicas = notas agudas; sílabas no tónicas = notas bajas.

Veamos un ejemplo, un Soneto de Francisco de Quevedo:

Soneto A una nariz es un soneto endecasílabo, de 11 sílabas métricas. Todas las palabras de alta tonalidad llevan su acento en la sílaba tónica aunque no lo necesiten ortográficamente.

Dentro de algunos versos se puede producir una pausa interna, no es obligatoria. Si existe el verso se denomina verso pausado, sino existe, verso impausado. La pausa interna también se llama cesura y permite la Sinalefa.

Las pausas en cada verso y al final de cada estrofa, sí son obligatorias.

Al escribir y recitar poemas de más de doce sílabas por verso, es conveniente aplicar una cesura (pausa interna), para mejorar el ritmo o cadencia.

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .